miércoles, 21 de diciembre de 2016

[Reseña-Literatura] Hamlet de William Shakespeare


Editorial: Ediciones Bruguera (Ahora Ediciones B) | Género: Teatro; Drama; Tragedia


Sinopsis:
Obra en la que brilla con especial fuerza el genio de William Shakespeare (1564-1616), la tragedia de Hamlet traza el admirable retrato de un legendario príncipe de Dinamarca soñador, contemplativo, sumido en dudas e irresoluciones, que, obligado a esclarecer los motivos que llevaron a la muerte de su padre, sucumbe ante la fatalidad de las circunstancias. Su ambigüedad, su ambivalencia y su desorientación lo aproximan notablemente a la sensibilidad de nuestra época. 



Citas relevantes:
  • Señor, nosotros sabemos lo que somos, mas no lo que podemos llegar a ser.
  • Las malas acciones nunca escapan al castigo de los hombres, por más que se oculten y que la tierra las cubra.


Opinión Personal:

Hamlet es otro clásico de William Shakespeare debido a los temas que abarca y la manera en que se desarrolla su historia con diálogos sumergidos en sabiduría tomando como punto de partida al príncipe de Dinamarca (con algunos ligeros cambios para su versión en el teatro).


Lo que más se destaca de Hamlet es cómo es comienza a cuestionar la vida a partir de las tragedias que le rodean y está dispuesto a resolver hasta el punto en que se le cuestiona si está lucido o no. 


A su vez, si uno está más acostumbrado a las obras o poesías de Shakespeare, se puede apreciar en que cada monologo o soliloquio, el autor introdujo una parte de su ser o de sus pensamientos. Esa clase de reflexiones apasionantes que nos hacen estremecer porque nos hacen cuestionar la vida misma. 

Ser o no ser; he aquí el problema. ¿Cómo se comportará el alma de un hombre de temple?... ¿Soportará con resignación los rudos golpes del destino, o luchará a brazo partido con el diluvio de las desgracias y, haciéndoles frente, acabará con ellas? Morir...,dormir..., ¡Dormir en paz! Sí, dormir..., ¡y soñar también! Esto nos libraría de todos los males. Pero aquí está la mayor de las dificultades de la cuestión..., porque, ¿sabemos, acaso, qué nos ocurrirá en ese sueño de la muerte, cuando nos hayamos librado de esta pesada carga que es la vida? Aquí es preciso detenerse, de aquí parte esta larga reflexión que hace duradera la vida de los desgraciados. Si no fuera así, ¿quién quisiera cargar con la pesada carga de los ultrajes del tiempo, las injurias de los opresores, el desprecio de los orgulloso, las congojas del amor desairado, la lentitud de la justicia, la opresión de los poderosos, las vejaciones que el sufrido mérito recibe del hombre, si todo eso se puede evitar y poner fin con la punta de un puñal afilado? ¿Quién podría resignarse a llevar gimiendo la tan pesada carga de una vida de sufrimientos y dolores, si no hubiera el temor de algo peor después de la muerte..., ese ignota mundo de más allá del cual no hay viajero que vuelva? ¿No es, tal vez, este temor el que aniquila nuestra voluntad y nos obliga a soportar todos los males que nos afligen, antes de arrojarnos en el camino de otros cuyos linderos y fines desconocemos? Y de este modo, bajo el peso del temor, nuestra conciencia nos hace cobardes y débiles para todo lo que se nos alcanza; así, el aspecto formativo de nuestras resoluciones se desluce, se archiva, y encubiertos por la enfermiza palidez de la inquietud, las más grandes e importantes empresas se extravían en el curso de su camino hasta olvidar los fines de sus propósitos. 

Esta clase de reflexiones apasionantes están vigentes hoy en día, muy a pesar de que tienen como contraste costumbres y/o situaciones de aquel entonces. Lo cual, enriquece más la obra porque podemos tener un pequeño vistazo de las creencias de ese tiempo. 


Tal es el caso de esta conocida frase: 
«Tú puedes dudar de todo:
Duda que haya fuego en las estrellas,
duda que el sol se mueva en cierto modo,
duda de la verdad y de sus huellas
y que la mentira pueda ser mejor;
pero nunca dudes de mi amor. »


Hamlet se expresa de este modo hacia su amada porque todavía se ponía en duda si el sol giraba al rededor de la tierra.

Finalmente, he de decir que nuevamente Shakespeare me dejó cautivada por sus reflexiones sobre la vida y la muerte, el amor y otros temas que abarca en Hamlet. Sin duda alguna, es una obra que no puede perderse ningún lector.

4 comentarios:

  1. Hola!

    me apetece leerlo que del autor sólo he leído Romeo y Julieta!

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Hola! Tengo muchas ganas de seguir con Shakespeare, este año he leído "Romeo y Julieta" y me pareció genial. Me lo apunto :)

    ResponderEliminar
  3. ~ pero nunca dudes de mi amor!!
    Lo amo! Ese libro es amor ♥

    ResponderEliminar
  4. Shakespeare *_* He leído muchas de sus obras y la verdad es que me encanta, pero este aún no, así que no tardaré en hacerlo porque la tengo en casa =D

    Un beso ^^

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. ¡Gracias por comentar!